Aprovechando ventajas en un entorno de crisis y recesión

Retomando algunos apuntes y releyendo comentarios especializados, hago referencia a un artículo originalmente escrito el año 2009 por David Rhodes and Daniel Stelter (Senior Partners de Boston Consulting Group) publicado en Harvard Business Review (HBR 10 Must Read) On Managing in a Downturn.

La actual situación de pandemia originada por el COVID-19 ha generado una crisis global que sin duda ha afectado diferentes aspectos de la sociedad, la salud pública y la economía.

Durante las últimas semanas he asistido diferentes consultas para evaluar la situación de determinadas empresas cuyos directivos buscaban tener una visión diferente para enfrentar la crisis y el deterioro patrimonial de sus organizaciones. El punto inicial de cada evaluación era el enfoque financiero, el rescate de la empresa, la continuación y supervivencia de negocio y realizar todas las acciones de rescate que sean necesarias para volver al estado anterior de la pandemia.

Con mis socios tenemos una visión diferente, no pensamos en cerrar los ojos y volver a la situación pre-pandemia, sino por el contrario, prepararnos para una situación post pandemia. Parafraseando a Wayne Gretzky ” I skate to where the puck is going to be, not to where it has been”.

Por el presente artículo, primera entrega, pretendo compartir esa visión, el aprovechar las ventajas que una crisis o recesión puede brindar.

Sin duda la inacción es la respuesta más riesgosa en un momento de crisis e incertidumbre que un directivo debe enfrentar, pero también una acción precipitada o dispersa puede ser igual de dañina y contraproducente.

La profundización de la ansiedad, expresada en consultas cómo: qué tanto puede la situación empeorar, cuánto durará la crisis, y al mismo tiempo aumentar la presión de “hacer algo” usualmente produce una variedad de movimientos y acciones descoordinadas que pone énfasis y objetivos sobre algo que no es el verdadero problema y se distrae de tomar las acciones correctivas necesarias.

Una respuesta desorganizada puede crear pánico y crisis en la organización y esto puede distraer el talento y el equipo humano de percibir algo crucialmente importante: las oportunidades escondidas que se encuentran inmersas y anidadas en los momentos de crisis económicas.

Muchas empresas fallan entonces en ver las oportunidades escondidas en una crisis y recesión pues su enfoque es a corto plazo, un plan de subsistencia.

Para tomar ventaja de las oportunidades, es necesario realizar primero una minuciosa pero rápida y ejecutiva evaluación de los puntos vulnerables de la empresa y luego moverse de manera decisiva para minorizarlos.

Este planeamiento posicionará la empresa para aprovechar las futuras ventajas competitivas ya sea en inversiones audaces, desarrollo de productos, mejora de procesos, calidad de servicio y adquisiciones transformadoras.

En una segunda entrega comentaré sobre la evaluación inicial de cómo reducir la exposición de la empresa, protegiendo los fundamentos financieros de la organización, donde la regla básica inicial es la de proteger la liquidez de la empresa.

2020-08-20